ACCIÓN HUMANISTA REVOLUCIONARIA-AUR
Imagen
ACCIÓN HUMANISTA REVOLUCIONARIA-AUR
   
ACCIÓN HUMANISTA REVOLUCIONARIA-AUR
PRINCIPIOS HUMANISTAS
ARTÍCULOS
REVISTA LUZ HUMANISTA ENERO
REVISTA LUZ HUMANISTA JULIO
MANIFIESTOS
MANIFIESTO TIPNIS
La Paz, Bolivia
imagen
¿QUÉ ES EL HUMANISMO REVOLUCIONARIO?
Es el movimiento político, libre e independiente que agrupa a las personas que abracen el ideal de Transformar profundamente la sociedad Boliviana en una sociedad humanista, mediante la práctica de la POLÍTICA como ciencia y arte de gobernar. Para gobernar el país, antes hay que saber gobernarse a sí mismo.

Para transformar la sociedad, hay que comenzar por la transformación del individuo, de cada uno de nosotros, que constituimos la célula generatriz de la familia y de la sociedad.

El Objetivo del Humanismo Revolucionario es la Paz, pero la Paz, no es el resultado de la guerra ni el armamentismo garantizará la PAZ.

Las armas de AUR son la Inteligencia, el Amor y la No Violencia que cada uno tiene muy dentro.

AUR es la Acción Política que enseña la liberación psicológica individual como fundamento base de la real transformación social, política y económica del mundo.

AUR hace el llamado al espíritu Revolucionario de cada individuo.

¿Hasta cuando permitiremos que los gobiernos de turno consientan el saqueo de la economía nacional?

¿Hasta cuando permaneceremos pidiendo limosnas y sentados sobre la gran riqueza natural de la Patria?

¿Será necesario invertir en armamentos y potenciamientos militares improductivos, mientras la niñez y la juventud carecen de un presupuesto justo para su educación?

¿Hasta cuando dejaremos que el narco-sindicalismo traicione la confianza de los trabajadores?

La Transformación Integral que precisa Bolivia y los bolivianos, se inicia hoy, y se expandirá por todas las latitudes llevando en la voz de los pueblos LIBRES el mensaje Humanista, el mensaje de LIBERTAD, PAZ, JUSTICIA, TRABAJO Y EDUCACIÓN forjados ante la luz de la sabiduría, la consistencia del Amor y el valor de la NO Violencia.

Por una BOLIVIA HUMANISTA

Por un mundo de PRODUCCIÓN, SIN GUERRAS, SIN HAMBRE, sin explotación, sin ignorancia.

¡NO A LA VIOLENCIA! ¡NO A LAS ARMAS!
NO A LA VIOLENCIA
Imagen
NO A LA VIOLENCIA... SÍ A LA PAZ
1.- Las superpotencias, plenas de un convencimiento suicida, afirman que la paz y la seguridad de las naciones del Mundo, se garantizan en las armas nucleares. Ese es el motivo, la causa por la que fracasaron todas las negociaciones sobre el “desarme general completo”.
2.- El desarme pregonado por las superpotencias, no es más que un pretexto para medir la capacidad bélica suya con la de oposición, para remplazar chatarra bélica por armas mucho más sofisticadas o para garantizar su monopolio de armas no convencionales, no hay ninguna esperanza para la efectivización del desarme, por la sola voluntad de los amos del capital, porque esa “voluntad” no existe.
3.- Los gastos militares sólo reducen la producción de bienes de capital, y no incrementan la capacidad productiva de la economía, más al contrario, la anulan.
4.- Una eficaz política de desarme, sólo será posible enunciarla, y cumplirla, cuando se haya obtenido una magnífica consciencia en torno a las características eminentemente destructivas de las armas y de la violencia.
5.- Las armas, las guerras y la violencia en general, “son necesarias y brindan seguridad y prestigio nacionales” y otros silogismos anti-humanistas, son las expresiones “lógicas” de los amos del capital. Ello se justifica, porque sus inhumanas ambiciones son las que tienen grandes fortunas invertidas en la industria de la guerra... y esperan dividendos de LA MUERTE Y DESTRUCCIÓN de la humanidad.
6.- El desatino de prepararse para la guerra, si se quiere la paz, es un contrasentido sostenido, desde siempre, por los amantes de la barbarie y la destrucción.
7.- Los humanistas revolucionarios sostenemos pregonamos:
¡NO A LA VIOLENCIA...!
¡NO A LA FURIA DE LAS GUERRAS...!
¡NO A LAS ARMAS...!
8.- Las guerras sólo podrán evitarse cuando en todo los pueblos se haga consciencia del principio humanista: NO A LA VIOLENCIA.
Las guerras y la violencia no serán más, cuando cada individuo y cada pueblo y cada gobierno, cultiven el Amor. La sociedad humana, el mundo entero quieren Paz... Paz... Se inicia LA PAZ, cultivando EL AMOR, y oponiendo a la guerra un tenaz, firme y rotundo NO A LA VIOLENCIA.
9.- La PAZ como un proceso de desarme planificado estratégicamente, o una simple reducción en la producción de armamentos es un fracaso, y será un fracaso.
Los humanistas revolucionarios, somos baluartes de Paz, y como tales no confiamos en la seguridad y paz mundiales establecidas en base a unos simples convenios “pro-paz” o “pro-desarme” suscritas por aquellos gobiernos encumbrados en esa posición por la fuerza de las armas, la opresión económica, la dictadura del “proletario”, por la violencia en sí y por los grandes jerarcas de la industria criminal de la guerra. Como humanistas, sólo podemos concebir la realidad de un mundo sin guerras, de un mundo sin armas, cuando los ciudadanos del mundo -en base a una ideal y magnífica educación practica e integral, y por todos los medios de comunicación social- hayan comprendido que la violencia sólo engendra más violencia, y que la guerra no es más que el semillero de nuevas formas de violencia que conducen a una escuela de guerras y destrucción. Esta comprensión será posible cuando se estructure una auténtica educación, no sólo para el desarme de la paz, sino, una educación sicológica de aplicación practica en la convivencia social, plena de amor y ausencia total de todos los factores materiales y psíquicos que generan guerras, que generan violencia. “La violencia es un estadio natural de necesidad... “afirman los secuaces y promotores de la guerra. La violencia es una necesidad sicológica dentro de las aberraciones cultivadas por una educación falsa y carente de valores humanistas.
La Educación Humanista enseña a comprender los múltiples valores sicológicos y materiales que producen violencia y guerras, y luego, a eliminar dichos gérmenes negativos de la psiquis humana mediante la comprensión creadora.
La Educación Humanista es esencialmente pacifista y enseña en la practica, en los hechos, las ventajas de la Paz, el Amor, y el NO A LA VIOLENCIA.
10.- El “NO A LA VIOLENCIA” de Acción Humanista Revolucionaria, no significa “pasividad” y resignación a la injusticia, opresión, explotación, alineación, etc. que estoicamente soporta el pueblo boliviano y los pueblos de Indoamerica; NO... EL NO A LA VIOLENCIA jamás será conformismo suicida y enfermizo ante la penetración absorbente de los capitales explotadores de las potencias neo colonialistas, inhumanas e imperialistas. EL NO A LA VIOLENCIAS, no es renunciar a una lucha frontal contra los enemigos del pueblo, contra el fascismo, el comunismo, el imperialismo y contra todas las hordas reaccionarias sustentadas en las “asociaciones”legalmente constituidas con el fin de enriquecerse, a costa de la salud, la vida, la educación, etc. de los bolivianos, y de nuestros hermanos latinoamericanos. EL NO A LA VIOLENCIA, no significa no dejar de luchar contra el hambre, la miseria, las enfermedades, la desocupación, el analfabetismo, etc.
EL NO A LA VIOLENCIA de ninguna manera significa abstenerse en la frontal y desigual lucha contra la politiquería imperante, contra la demagogia, contra la anarquía sindical, contra las dictaduras, contra el parlamentarismo inoperante y parásito, contra la enajenación del patrimonio nacional, etc.
EL NO A LA VIOLENCIA establece una efectiva y real campaña superior a la vigente “Ley del Talión” pregonada por los esbirros de “la lucha armada” y “la dictadura del proletariado”.
Los Humanistas Revolucionarios al ser convencidos defensores de la Libertad y Vida Humana, jamás podrían ser co-participes de las “revoluciones” de sangre, alcohol y dinero, y menos establecer alcanzar con el comunismo internacional, ni con el capitalismo alienante de los Estados Unidos de Norte América, ni de ningún otro imperialismo neo-colonizante.
EL NO A LA VIOLENCIA lucha contra el establecimiento de campos de concentración, instituciones criminales y represivas y agencias de espionaje, sangrientas purgas, “lavados de cerebro”, fusilamientos, cámaras de gas, etc. esgrimiendo las poderosas armas de la inteligencia y el Amor.
11.- Los “Amos del Capital”. La comisión Trilateral, así como sus esbirros incondicionales diseminados a lo largo de la superficie del planeta, e infiltrados en la médula misma de los gobiernos denominados “democráticos”, poseen sofisticadas armas mortíferas, cañones, metrallas, mísiles, tanques, bombas atómicas, bombas neutrónicas, etc. y si los pueblos explotados pretenden alzarse contra ese poderío bélico, simplemente sucumbirían en un holocausto estéril.
EL HUMANISMO REVOLUCIONARIO, posee armas más poderosas que el puñal, la bala sedienta de sangre, las guerras, etc., las armas ante las cuales tiemblan los tiranos de todos los tiempos lugares son: EL AMOR, LA SABIDURÍA, Y LA NO VIOLENCIA.
12.- Los Humanistas Revolucionarios, estamos empeñados en la conquista del desarme total, no sólo del desarme material; sino, INTEGRAL. El día que los hombres hayan logrado eliminar de sus conciencias, todos aquellos valores sicológicos que engendran odios y violencia, muerte y guerras, explotación y hambre, etc. Habrá nacido la humanidad a una nueva sociedad, a un mundo de PAZ, SIN VIOLENCIA, SIN GUERRAS, SIN HAMBRE, SIN IGNORANCIA... Los Humanistas Revolucionarios, somos los pioneros de una nueva sociedad, nosotros los Humanistas Revolucionarios somos los artífices de un nuevo orden en el mundo, somos los artífices de la NUEVA SOCIEDAD HUMANISTA.

 
Escríbeme
Para más información